Entradas etiquetadas como Wajdi Mouawad

Incendies, de Denis Villeneuve

Creo recordar que en Madrid, capital, se ha estrenado dos veces la obra de teatro Incendies de [un tal] Wajdi Mouawad. Por lo menos estoy seguro de que la última vez fue en la.catedral.de.los.modernos, en el Matadero y que era diciembre. O hacía frío, no sé. York no fue nunca a verla al teatro porque tenía compromisos más divertidos. La compañía que lo representaba era canadiense, y tendría que aguantar su cargante acento al hablar francés y los sobretítulos. En realidad York casi no va al teatro.

York sólo lee subtítulos en blanco. O amarillo.

Así que, como hace con las principales noticias de actualidad, York esperó a que sacaran la película. No se hizo esperar: Incendies de [un tal] Denis Villeneuve, producción canadiense, nominada al Globo de Oro y al Oscar a mejor película extranjera de habla no inglesa.

Pronto nos encontramos con lo esperado. La película no tiene nada de extranjera. Primeros cinco minutos = videoclip de [un tal] Radiohead. Por si no es suficiente, no vaya a ser que el espectador se adentre en un país cinematográfico desconocido, Radiohead se cuela insistentemente en la primera hora de metraje.

Incendies se desvela como una película muy entretenida, llena de misterio, que parte de una premisa argumental muy potente: madre muere y deja de recuerdo un testamento bastante raro a sus hijos. Recuerda a veces la historia de la.Mujer.que.Canta (título de la película en otros países) a [un tal] Piturliwa Pitorliua de Pa negre. No sé por qué. El perfecto empaque formal que envuelve todo el flim, las interpretaciones y la estructura capitular construyen un drama turbio. Atrapa.

Del lenguaje teatral no queda nada en este verdadero ejercicio de estilo. No entiendo del todo la irritante parsimonia de los notarios, quizás una escasa reminiscencia de la obra teatral. El principal problema es, pese a todo, que no hay una sola emoción verdadera detrás de tanto entretenimiento con pretensiones. No puede haber una estética sin ética. Puta guerra, ya lo sabemos. Se echa de menos algo de sentimiento en una construcción, visual y argumentalmente, tan atroz.

Lo que se queda en un proyecto interesante. Nada que envidiar a su irregular rival, In a better world (En un mundo mejor) de [una tal] Susanne Bier.

Teatro y cine. Tan lejos, tan cerca.

Anuncios

, , , , , , ,

Deja un comentario