White Material, de Claire Denis (Una mujer en África)

Whita MaterialESTA RESEÑA ESTÁ BASADA EN HECHOS REALES

No hay nada como ir al cine Golem. No oler palomitas. Ver a la gente sentada sola, esparcida equidistante entre butacas. No hay nada como ir al cine Golem. Lleno de políglotas. No hay nada como ir al cine Golem. Para aprender muchísimo a la salida de la proyección. Ejemplo (real):

Exterior día — soleado — 20.00h

Habla señor con ropa cara y gafas  bien vestido:

“Sin duda, Claire Denis ha sabido mostrar como nadie la realidad subyacente de la problemática africana”.

En cuanto llegaron estas palabras a su oído, York pensó que no podía pensar lo mismo que ese señor vomitivo. Que su criterio no podía haberse aburguesado tanto. Porque York es todo menos un reaccionario. Es un obrero que forma parte del lumpemproletariado de la industria. Un rebelde, un revolucionario. Y no puede estar de acuerdo con un señor tan elegante.

Pero, pese a todo, el hombre tiene razón. Quizás el problema no está en lo que piense. Somos tantos con tan pocas ideas que no pueden ser todas distintas. A lo mejor el problema esté en la forma de expresarlo. Ahora York lo intentará mejorar à.la.cahierducinemá:

“Claire Denis, alejada de la falsa nostalgia colonialista, firma un trabajo sólido al que, si bien se le puede achacar una excesiva dureza, no se le puede reprochar falta de profundidad ni ingenuidad en su propia visión del fin del colonialismo europeo”.

——–

Firma el guión Marie N’Diaye, reputada escritora francesa, a la que York no ha leído porque se la recomendó una amiga suya muy feminista. Pero que tenía pensado leer hasta hablar con miss.feminist.woman.

En el papel protagonista, Isabelle Huppert, interpreta a la “mujer en África” del vergonzoso título en España. Está extraordinaria, como [casi] siempre.

White Material se encuentra, para entendernos, en las antípodas de la famosa Memorias de África o la multipremiada En un lugar de África. Una película arisca, sorprendentemente original en su planteamiento, que cuenta con brillantes elipsis que centran la acción en unas pocas horas. Una gran obra que se merece todo el respeto de un servidor.

“Estoy segura de que un niño [africano] ha de sentirse encantado con una Kalashnikov en las manos.” Claire Denis. Cahiers du Cinéma.

Anuncios

, , , , , , , ,

Deja un comentario

Beginners, de Mike Mills (Principiantes)

MINI MONOGRÁFICO

Es curioso que el Nuevo.Cine.Indie.Americano (NCIA) no tenga nada que ver con el cine independiente. Ellos entienden por [su] cine independiente diez millones de dólares ($10 000 000) o un poco menos. Las producciones independientes [del resto del mundo] no saben contar tantos ceros.

Y es que el caso del NCIA no agrupa películas de bajo presupuesto. No. NCIA es un género en sí. Como el western. Y todo género tiene sus propias reglas, a saber: problema social de actualidad, frescura y humor, voz en off, protagonista con el que empatiza el espectador, diseño algo naif y una banda sonora que apetece descargar. Sí, SGAE, sí, que apetece des.cargar. Y también suelen conservar el título inglés. En caso de ser traducido, será inventado.

Y como en todo género, hay buenas películas de género y hay malas. El problema es que, puesto que todas las películas del NCIA parecen iguales en la forma, cuesta mucho fijar el listón. Afortunadamente, York ha hecho un máster caro caro caro en NCIAs y sabe establecer la calidad entre todas estas películas. La crítica convencional, no.

[Trabajo de fin de máster:

HappyThankYouMorePlease, basura; The kids are all right, pssa; The squid and the whale (Una historia de Brooklyn), buena; Sideways (Entrecopas), no con reservas; In search of the midnight kiss, sí con reservas; Ghost World, sí; 500 days of Summer, sí con reservas; American Splendor, no con reservas; You can count on me, pssa, Little Miss Sunshine, por supuesto; Garden State (Algo en común), más bien no; The Savages, pssa, Juno, York tendría que volver a verla, Adventureland, puede valer, Sunshine Cleaning, no… … …]

¿Y cuál es el principal criterio para decidir el valor de un NCIA? El tiempo. Y como tiempo de reacción es lo que no tenemos los mejores críticos, nos lo tenemos que imaginar.

¿Que se ha imaginado York de Beginners? Imagina que la respuesta es un sin condiciones, permanente, definitivo, general y verificable. Una película donde se trata un tema social tonto porque es lo que toca (padre en la tercera edad sale del armario -absolutamente autobiográfico-), pero donde reina la ternura y el buen gusto antes que la impostura. Llena de nostalgia. Con grandes aciertos (you make me laugh but it’s not funny). Montaje. Actores. Originalidad. Ritmo pausado. Y risas amargas entre el público.

Tampoco es la mejor muestra de NCIA de los últimos años, pero sí es muy recomendable. Aquí. Y ahora. Este viernes se estrena en salas. La produce Universal (!) y la dirige Mike Mills. Recuerden su nombre, si quieren.

Las buenas películas del nuevo.cine.americano.independiente siempre tienen un punto europeo.

, , , , , , , , ,

Deja un comentario

Elementarteilchen, de Oskar Roehler (Las partículas elementales)

A finales del siglo pasado, con cierta intención profética, el escritor francés Michel Houellebecq publicó su novela Les particules élémentaires. Un texto incendiario que arremete contra la mayoría de tópicos de la nueva progresía social. Desde Mayo del 68, al movimiento hippie, el feminismo, el sexo y  el amor libre, van cayendo todos. Un talento inhabitual en el imitado arte de la provocación cruel. Después Anagrama lo publicó en España y ahora también está en bolsillo, con un color naranja poco favorecedor.

Ocho años más tarde, un alemán con cierto reconocimiento dentro de sus fronteras se atreve a adaptar el texto. Y lo hace de la peor manera posible. Insultando a la obra. A sus lectores. Y a los espectadores. Pese a contar con algunos de los mejores intérpretes del país -Martina Gedeck (Deliciosa Martha)- y algunos de los más conocidos -Moritz Bleibtreu (Corre, Lola, corre, El experimento) y Franka Potente (Corre, Lola, corre)-.

Las ideas tan potentes de la obra se reducen casi a la parodia en el filme. Donde se leyó originalidad y desinhibición, sólo encontramos pudor y convencionalidad. Para que se hagan una idea: en el complejo nudista, la gente viste ropa y en la banda sonora encontramos American Pie, de McLean o Without you de Nilsson. No se puede ser más políticamente correcto.

Es cierto que la película, vista como obra independiente a la novela, es aceptable. Entretiene. Y el argumento es bastante bueno, claro. Es el de la novela. Una magnífica novela. Pero lo más sorprendente de Houellebecq, la violencia verbal, el carácter panfletario, la profundidad de su análisis se echa a perder en la adaptación cinematográfica ahogado en tanta condescendencia.

Un fracaso absoluto.

Espero que la adaptación al menos sirva para acercar la obra a tanto analfabeto funcional.

, , , , , , , , ,

Deja un comentario

Le père de mes enfants, de Mia Hansen-Løve (El padre de mis hijos)

Esta es la película más necesaria del mundo.

Porque todos sabemos que el cine dentro del cine lo inventaron los griegos. Y hemos visto demasiados filmes que pretenden homenajear a actores, homenajear a directores, homenajear a guionistas, homenajear a actrices y homenajear géneros cinematográficos. ¿Pero quién ha hecho una película homenajeando la figura del productor? ¿Es que no se había dado nadie cuenta de lo importante que es un productor?

Mia Hansen-Løve sí se ha dado cuenta. Y dedica su necesaria (repito, tres veces, muy necesaria) película a canonizar la inmensa labor del productor. También habla un poco de lo mucho que el productor quiere a su familia, pero menos.

Entiendo que a los que se dedican al cine les guste verse en pantalla. Pero York no tiene por qué aguantarlo. Como tampoco aguanta los libros que sólo hablan de escritores (con todo mi amor, Vila-Matas).

Dicho esto, todavía nos faltan palabras para terminar una entrada presentable. Así que qué añadir. Le père de mes enfants, salvo por la arrogancia egocéntrica del argumento, es bastante correcta. Se intenta representar una familia normal, a través de momentos cotidianos, y se consigue. La naturalidad de los actores y el rutinario montaje son los grandes aciertos de la película.

Se acierta también a la hora de enfrentarse al punto más importante en la trama. Sin ningún recurso cinematográfico. Verdaderamente real. Muy valiente.

En el fondo, a pesar del ombliguismo reinante en el cine francés, en casa gustan estas películas. Donde la muerte es tan aburrida como la vida. Donde la cámara selecciona con precisión los momentos más significativos de tantas vidas minúsculas. Me recuerda en eso al buen hacer de Xavier Beauvois en Le petit lieutenant (El pequeño teniente, 2005) y Des dieux et des hommes  (De dioses y de hombres, 2010) y al talentoso Olivier Assayas de L’heure d’été (Las horas del verano, 2008) y Fin août, début septembre (Finales de agosto, principios de septiembre, 1998)

Y esto quería decirlo York, para impresionarnos. Pero luego resulta que Mia Hansen-Løve era aquella chica amarga de ésta última película. Que está casada con éste último director, Assayas. Aunque no sé hasta qué punto es relevante. Y eso York no lo sabía.

Este blog cada día está más lejos de ser “corrosivo”.

, , , , ,

1 comentario

Hanna, de Joe Wright

Una vez leí un libro extensísimo sobre un experimento paradigmático de la sociología moderna. Se trataba de alimentar a dos perros. Al primero, se le daba siempre de comer restos alimenticios, huesos… A un segundo se le alimentó con la comida para perros más cara del mercado. De esa que huele bien y tiene perros felices sobreimpresos en la bolsa. Con el paso de los años, se le ofreció al perro desnutrido la suculenta comida de su compañero. Y siguió comiendo la misma mierda.

Lo mismo sucede en la industria del cine. El mercado de las películas de acción es complicado para la gente que sabe hacer cine más allá de saber filmar explosiones. No se puede ofrecer algo distinto sin esperar un rechazo unánime del público. Ha pasado en varias ocasiones. Fue el caso reciente de The American de Anton Corbijn. Malísima. Fallida, pero arriesgada.

En cambio, en Hanna, los resultados son completamente distintos. El argumento es estúpido. Pero estúpido-bien. No estúpido-mal.

Lector estudiante: ¿Me puede poner un ejemplo que no lo entiendo?

  • Estúpido-mal: A su hombre muy de clase media, muy culto, muy tranquilo, muy familiar le destroza la vida otro hombre muy malo. Es entonces que el hombre muy bueno con el que todos empatizamos decide tomarse la justicia por su mano. Ejemplos: Tres días después, Gladiator, Un ciudadano ejemplar y el 80% de los número.uno.en.usa.
  • Estúpido-bien: Es tonto, no tópico. Ejemplo: Hanna. Una adolescente rara está entrenada para asesinar agente. Luego la dejan libre y asesina a gente.

Es evidente, lector estudiante, que toda la película es una broma infinita. Un experimento. Ganas de pasarla bien. Y eso es lo que hace el director. Tal y como se le pide. Joe Wright que sabe. Ya conocíamos su manierismo, a veces equilibrado (Expiación) y a veces mediocre (El solista). La pantalla se llena de escenas épatants, acompañadas de magnífica banda sonora de los Chemical Brothers. Algo de humor absurdo y un guión resultón.

Sin duda la mejor película de acción de lo que llevamos de año. Que no es difícil.

Y no jodas con que el final es una mierda. Aficionado.

Ahora tocad música de baile

, , , , , , , , , , , , ,

Deja un comentario

Die Fremde, de Feo Aladag (La extraña) y Solino, de Fatih Akin

Fatih Akin gustó en casa. Pero importa una mierda. Lo que queremos en este blog son visitas. Antes de hacernos ricos con propaganda virtual. Y el CINE ALEMÁN triunfa. O al menos eso dice el gestor de visitas de WordPress. Esa utilidad dice mucho de la honestidad de los blogueros. Y por su puesto, de mi honestidad a la hora de escribir. ¿Qué será lo próximo? El 15-M, seguramente. Vende.

Así que York se ha encargado de buscar dos películas relacionadas con Fatih Akin. Este blog empieza a tener demasiada coherencia. Va a dejar de ser un blog-programa para convertirse en un blog-serie-con-temporadas.

  • Die Fremde (La extraña) es la película que ha presentado este año Alemania (entera) para los Oscar. No la han nominado, claro. Y desde aquí lo agradecemos. El Oscar a Mejor película de habla no inglesa es una broma. De mal gusto. En inglés se titula When we leave. Porque sí.

Resulta que  Die Fremde es igual a Gegen die Wand (Contra la pared) de Fatih Akin. Aprovechan el puente aéreo Alemania-Estambul. Y también de paso comparten actriz protagonista, por no cambiar la reserva de los vuelos. Con esto quiero decir que se vuelve a los mismos temas: inmigración turca, choque de culturas, problemas con la tradición familiar…

La actriz, Sibel Kekilli, es un portento. Innegable. El guión es coherente consigo mismo. Las relaciones personales y los sentimientos siempre se narran con contención –tópico de crítico-. Y hasta la trilladísimo flashback se sostiene por la fuerza visual de la primera escena. Cualquier idiota es capaz de ver, por lo tanto, que ésta es una buena película. Si bien, también es un producto impersonal, repetido y obvio. Interesante también por ser la ópera prima de Adalag. No sé ha estrenado en España. Y lo más probable es que nunca llegue a nuestras pantallas.

Solino (2002) la dirigió Fatih Akin antes de conocer el éxito. A un cineasta se le llega a conocer siempre en lo peor que ha hecho. En sus proyectos fallidos. En su cuenta corriente.

Pero éste no es el caso.  Solino es un Cinema Paradiso algo menos azucarado. Un film que ignora la inteligencia del espectador. Combina todos los tópicos sobre el devenir a lo largo de treinta años de una familia italiana que emigra a Alemania (!). A esto le añadimos un pequeño homenaje nostálgico al cine de la infancia.
Pese a todo, es también una buena película que puede gustar (y mucho) a un público amplísimo. Se nota en los detalles la buena mano de Akin (quien sólo dirige). Y pese a que sean tan visibles las costuras del guión, York cree firmemente que la película es bastante honrada. Al menos no cae en el peor de los tópicos posibles en estas producciones: pintar a la familia como ciudadanos intachables de corazón puro. No. No. No. Aquí, por lo menos parecen personas.
Tampoco se estrenará nunca comercialmente en España.
Cuánto daño ha provocado Cinema Paradiso en la historia del cine. Cuánto.

, , , , , , ,

Deja un comentario

Gegen die Wand, de Fatih Akin (Contra la pared)

Ya citamos a Fatih Akin con motivo del festival de cine alemán. Para bien. Gegen die Wand (Contra la pared) es la primera película suya que tuvo éxito internacional. Después se consolidó con Auf der anderen Seite (Al otro lado). Una película excelente sobre esas almas que no se juntan, no se pueden juntar. A la crítica le gustó más que trabajos previos. Porque ya no usaba tanto el bote de sangre.

Suele tratar los conflictos sociales entre Alemania y Turquía. Por eso uno no tiene claro si Akin quiere ser político o cineasta. El año pasado nos sorprendió con una comedia donde, esta vez sí, cambiaba de tema; Soul kitchen, algo destemplada. En vez de inmigrantes turcos, había inmigrantes griegos. Véase: evolución.

Contra la pared (2004) es una película clave en la cinematografía europea [York se vuelve arrogante]. Está llena de violencia, sexo, drogas, música.poco.católica, peleas y sexo. La sangre está teñida de dolor, que es un color feísimo.

El director mantiene un control absoluto de todos los elementos. Con fuerza arrolladora. Combina hiperrealismo con elipsis. Es un maestro del ritmo. Música tradicional turca + punk. Y habla del amor como quien habla de la violencia. O de las drogas duras. Es decir, como un fenómeno marginal y persistente.

Esto es un drama anti-romántico. Una historia de love for the loveless. Un título que debería aparecer insistentemente en todas esas listas idiotas de mejores películas.

Me preguntó que término entrará en el diccionario: iñarriturismo o akinismo. Y si se pueden considerar sinónimos en algunas acepciones.

, , , , ,

Deja un comentario