Archivo para la categoría Die Fremde (La extraña)

Die Fremde, de Feo Aladag (La extraña) y Solino, de Fatih Akin

Fatih Akin gustó en casa. Pero importa una mierda. Lo que queremos en este blog son visitas. Antes de hacernos ricos con propaganda virtual. Y el CINE ALEMÁN triunfa. O al menos eso dice el gestor de visitas de WordPress. Esa utilidad dice mucho de la honestidad de los blogueros. Y por su puesto, de mi honestidad a la hora de escribir. ¿Qué será lo próximo? El 15-M, seguramente. Vende.

Así que York se ha encargado de buscar dos películas relacionadas con Fatih Akin. Este blog empieza a tener demasiada coherencia. Va a dejar de ser un blog-programa para convertirse en un blog-serie-con-temporadas.

  • Die Fremde (La extraña) es la película que ha presentado este año Alemania (entera) para los Oscar. No la han nominado, claro. Y desde aquí lo agradecemos. El Oscar a Mejor película de habla no inglesa es una broma. De mal gusto. En inglés se titula When we leave. Porque sí.

Resulta que  Die Fremde es igual a Gegen die Wand (Contra la pared) de Fatih Akin. Aprovechan el puente aéreo Alemania-Estambul. Y también de paso comparten actriz protagonista, por no cambiar la reserva de los vuelos. Con esto quiero decir que se vuelve a los mismos temas: inmigración turca, choque de culturas, problemas con la tradición familiar…

La actriz, Sibel Kekilli, es un portento. Innegable. El guión es coherente consigo mismo. Las relaciones personales y los sentimientos siempre se narran con contención –tópico de crítico-. Y hasta la trilladísimo flashback se sostiene por la fuerza visual de la primera escena. Cualquier idiota es capaz de ver, por lo tanto, que ésta es una buena película. Si bien, también es un producto impersonal, repetido y obvio. Interesante también por ser la ópera prima de Adalag. No sé ha estrenado en España. Y lo más probable es que nunca llegue a nuestras pantallas.

Solino (2002) la dirigió Fatih Akin antes de conocer el éxito. A un cineasta se le llega a conocer siempre en lo peor que ha hecho. En sus proyectos fallidos. En su cuenta corriente.

Pero éste no es el caso.  Solino es un Cinema Paradiso algo menos azucarado. Un film que ignora la inteligencia del espectador. Combina todos los tópicos sobre el devenir a lo largo de treinta años de una familia italiana que emigra a Alemania (!). A esto le añadimos un pequeño homenaje nostálgico al cine de la infancia.
Pese a todo, es también una buena película que puede gustar (y mucho) a un público amplísimo. Se nota en los detalles la buena mano de Akin (quien sólo dirige). Y pese a que sean tan visibles las costuras del guión, York cree firmemente que la película es bastante honrada. Al menos no cae en el peor de los tópicos posibles en estas producciones: pintar a la familia como ciudadanos intachables de corazón puro. No. No. No. Aquí, por lo menos parecen personas.
Tampoco se estrenará nunca comercialmente en España.
Cuánto daño ha provocado Cinema Paradiso en la historia del cine. Cuánto.
Anuncios

, , , , , , ,

Deja un comentario