Archivos para 21 agosto 2011

Super 8, de J.J. Abrams

Vuelve York. Vuelve el Papa. Vuelve Boyero. Vuelven las tormentas de verano. Los blockbusters. El principio del amor. El fin. Las vacaciones y el síndrome post-vacacional. Los psicólogos. Los telediarios. Las noticias. Y los periódicos en su versión más seria. Vuelve York.

Y todo sigue igual. En mi desayuno. Cada verano nos intentan colar un bluf exitoso, comercial y tramposo que divida a la crítica y excite al público. Pasó con Origen, pasó con El caballero oscuro, pasó con varias películas de Pixar. Y este año le toca a Super 8 de J.J. Abrams. Es algo así como los exámenes anuales. Hasta mi abuela sabe si una película es relativamente buena o relativamente mala. Sólo con estos productos se puede definir cierto criterio como acertado o desacertado. En el examen es todo al negro o todo al blanco. Que le jodan al blanco roto y al gris perla. Super 8 es un BLuF. Y Carlos Boyero, and company, vuelven a patinar.

Digamos que, en un alarde de esa nostalgia que tanto odiamos, se han vuelto las cámaras a los 80. Las pandillas de amigos, la bicicleta, los dramas de la niñez, las aventuras rurales, Spielberg (produciendo), la torre del agua, los secretos, los monstruos y los padres borrachos. Hasta han conseguido actores que tendrían que haber nacido 25 años antes para poder triunfar en el cine.

¿Entonces cuál es la diferencia entre Super 8 y, por ejemplo, Los Goonies y E.T.? Es obvio, people. La crisis, el 15-M y Gadafi. O sea, que está rodada en el 2011. Y, con mucho ingenio, se consigue cambiar la narrativa para que todo parezca como antes, cuando evidentemente no lo es. No confundan ingenio con inteligencia. Siguiendo la ruta de las series más mainstream, se ataca al público con infinitas tramas al mismo tiempo a un ritmo agotador. Dejar minutos para pensar al espectador es pecado hoy en día. También se incluyen tacos. Joder. Puta.

¿Esto es cine, man?

Nostalgia made.in.USA: a falta de posguerra, bueno es el cine de los 80

Anuncios

, , , ,

Deja un comentario